Mazda MX-5 (1989), un japonés muy británico

En 1989 Mazda presenta su primer MX-5, conocido también como Miata o Roadster. Fue desarrollado con 100 millones de dólares e inicialmente estaba diseñado con carrocería de fibra y tracción delantera. Finalmente su puesta en producción se hizo con carrocería de acero y propulsión trasera. Se trata de un deportivo biplaza de estilo británico clásico, con carrocería autoportante.

El Mazda MX-5 cuenta con un motor de 4 cilindros y doble árbol de levas, 16 válvulas y 1.598 cm3. Desarrolla 115 cv y alcanza una velocidad máxima de 195 km/h con una aceleración 0-100 km/h de 8,8 segundos. Según las pruebas que posteriormente hizo la prensa, su velocidad máxima se reducía a 188 km/h y su aceleración 0-100 km/h disminuía hasta los 9,8 segundos.