¿Qué es el control de velocidad adaptativo (ACC)?

Control de velocidad adaptativo de un BMW X3
Control de velocidad adaptativo de un BMW X3

En 1998 se empezaron a comercializar vehículos con ACC, también conocido como control de velocidad adaptativo o control de crucero adaptativo. ¿Sabes qué es? ¿Sabes en que se diferencia del control de velocidad común? Si la respuesta a alguna de estas preguntas es no te invitamos a que sigas leyendo.

Todo parte del control de velocidad o control de crucero en su versión que incorpora la tecnología de la función freno. El control de velocidad adaptativo incluye un radar que controla la distancia con el vehículo que llevamos delante, también ajustable.

Su función consiste en mantener la velocidad prefijada siempre que la distancia real con el vehículo que nos precede sea mayor o igual a la que hemos ajustado. Así, mientras mantengamos la distancia con los vehículos de delante funcionará igual que un control de velocidad con función freno.

Sin embargo si nos vamos acercando a un coche y atravesamos el umbral límite de la distancia nuestro vehículo frenara y ajustará la velocidad al de delante. En el momento que cambiemos de carril para adelantar o que la vía se quede libre, nuestro coches acelerará de nuevo para alcanzar la velocidad fijada.

¿Qué es el control de velocidad o crucero?

Control de velocidad de un Audi A5

El control de velocidad o control de crucero es un equipamiento cada vez más utilizado en todos los vehículos, pues hace años solo era común solo en unidades muy equipadas o grandes berlinas. ¿Sabes en que consiste?

Este sistema permite al conductor fijar una velocidad y que el vehículo trate de mantenerla por sí mismo… O eso dice la teoría. Si bien el sistema ajusta la cantidad de combustible que le entra al motor, independientemente de la pendiente de la carretera, por sí solo no es capaz de frenar el vehículo. Tan solo las versiones más avanzadas del sistema incluyen la función de frenado.

Así, cuando los vehículos incluyen el control de velocidad o control de crucero, la operativa consiste en activar el sistema y fijar la velocidad deseada. Si nuestro coche se encuentra con una cuesta arriba con pendiente pronunciada, por sí solo el vehículo inyectará más combustible al motor (como si manualmente pisáramos más el acelerador). Intentará así coronarla manteniendo la velocidad. Si por contra, nos encontramos con un ligero descenso, el sistema reducirá la cantidad de combustible al motor, pues no se necesitará la misma cantidad para mantener la velocidad (digamos que es como si levantáramos el pie del acelerador).

¿Qué ocurre si nos encontramos con una pendiente de bajada muy pronunciada? Si contamos con un control de velocidad estándar, el sistema dejará de proveer de gasolina al motor (como si levantáramos el pie del acelerador del todo), esto es todo lo que puede hacer. Por lo tanto, es posible que aun así el coche siga cogiendo velocidad debido a la bajada.

Para solventar el problema del párrafo anterior se inventaron los controles de velocidad con función freno. Este tipo de controles de velocidad avanzan un paso más allá, pues tienen la capacidad de frenar el vehículo automáticamente, como si pisáramos el freno. Así logran mantener la velocidad en cualquier situación. Este tipo de control de velocidad es relativamente común encontrarlo en los modelos de BMW.

Control de velocidad con freno de un BMW Serie 4 con paquete M
Control de velocidad con función freno de un BMW Serie 4 con paquete M

Posteriormente se inventaron los controles de velocidad adaptativos, de los cuales hablaremos más adelante en blog.

En cualquier caso, con función freno o sin ella, el sistema se desconectará automáticamente al pisar el freno, por una cuestión de seguridad. Para sacarle el máximo partido al sistema, si el vehículo cuenta con cambio automático la automatización será mayor, aportando más comodidad al conductor.

El control de velocidad es extremadamente cómodo cuando se realizan viajes largos. Sin embargo, es posible que al principio cueste acostumbrarse, ya que en ocasiones genera sensación de descontrol del vehículo. Además, los trayectos con control de velocidad reducen el consumo de combustible, por lo que su uso en ese aspecto está recomendado.

¿Qué es el Crawl Control de Toyota?

En ocasiones hemos oído hablar del Crawl Control de Toyota, pero… ¿sabemos qué es?

Hace tiempo que la japonesa Toyota incorporó el sistema Crawl Control en algunos de sus vehículos, mucho se habla de este sistema pero ¿sabes qué es y para qué se utiliza?

Vamos a tratar de despejar esa pequeña duda, pues aunque es un sistema con una complicada electrónica detrás, básicamente proporciona al conductor la comodidad de circular por terrenos más o menos complicados intentando mantener una velocidad estable (aunque no siempre lo consigue).

El sistema gestiona de manera automática el acelerador y freno del vehículo, y además lo realiza por cada rueda en función de la capacidad de tracción. De esta manera, automáticamente será capaz de hacer avanzar el vehículo en las situaciones más complicadas. Dicho esto, cabe decir que es un sistema que funciona bajo el principio de la prueba y error, pues en primer lugar deberá detectar una falta de tracción en algún neumático para intervenir. Y es aquí donde generalmente el vehículo no es capaz de mantener ya esa velocidad constante, como es lógico al perder tracción.

¿Es Toyota la inventora de este sistema? La respuesta es sí y no. El sistema se basa en el funcionamiento del Terrain Response de Land Rover, pero los japoneses lo han llevado más allá y cuenta con funcionalidades que de inicio no incorporaba el sistema de los británicos.

Dicho esto, a nosotros nos parece un invento genial ¿y a ti?

Si buscas un 4×4, puedes ver aquí los que tenemos en Conquecoche.com.